Gobierno de Aragón Diputación Provincial de Huesca Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Noticias


Archivo oral del Pirineo
Archivo oral del Pirineo

Alrededor de 3000 nuevas grabaciones, procedentes del archivo del investigador Enrique Satué, se han incorporado a los fondos de SIPCA y están ya disponibles para su escucha en nuestra sección de Patrimonio inmaterial / Archivos sonoros.Realizadas du...

  • (31/05/2017)
Continuar leyendo 

El Archivo Universitario en DARA
El Archivo Universitario en DARA

La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, y el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, firmaron el día 16 de marzo el convenio de colaboración para la incorporación del archivo universitario...

  • (21/03/2017)
Continuar leyendo 

Destacado


Imagen del bien destacado
Iglesia de San Martín de Tours - MORATA DE JILOCA (ZARAGOZA)

Se trata de una iglesia-fortaleza mudéjar, construida en ladrillo sobre basamento de piedra sillar, de nave única dividida en dos tramos rectangulares, cubiertos con bóveda de crucería sencilla separados por tres tramos más cortos que se cubren con cañón apuntado que se contrarrestan en los contrafuertes, de los que los dos de los pies, a occidente, son torres-contrafuerte. La alternancia de tramos de crucería sencilla y cañón apuntado va marcada por arcos perpiaños. Los nervios de las bóvedas de crucería, de triple bocel, apean en ménsulas que quedan enlazadas mediante una imposta que recorre la nave a la altura del arranque de las bóvedas de las capillas laterales. Una de las dos claves lleva un racimo de mocárabes, como en las iglesias de Tobed y de Torralba de Ribota.
Las capillas laterales, a ambos lados de la nave y alojadas entre los contrafuertes, se cubren con crucería sencilla, quedando tan sólo cubierta con cañón apuntado transversal a la nave la capilla de los pies en el lado septentrional, que sirve como pórtico de entrada y a la que da la portada exterior.
Originalmente el presbiterio, de testero recto, se componía de tres capillas de planta cuadrada, siendo la central de mayor anchura que las laterales; las tres quedaban comunicadas entre sí, y se cubrían con bóveda de crucería sencilla. Tres arcos apuntados, de rosca muy moldurada, ponían en comunicación estas tres capillas con el espacio de la nave, apeando en pilares de sección octogonal con capiteles decorados con cardinas. La reorientación de la iglesia significó la construcción de un nuevo presbiterio a occidente, del planta cuadrada cubierto por crucería sencilla, que quedaba flanqueado por otras dos estancias cubiertas por crucería estrellada, sirviendo la meridional como sacristía y la septentrional, tras usos variados en el tiempo, como pórtico abierto a la plaza. Como consecuencia, el presbiterio original quedaba con función de coro, enmascarando su estructura original hasta que la restauración efectuada en el edificio le ha devuelto su aspecto primitivo, colocando allí un retablo procedente de la ermita de la Santa Cruz, una de las obras cumbre de la pintura aragonesa del siglo XV, y que Post atribuye al llamado ¿Maestro de Morata¿, relacionado por Fabián Mañas con el taller de Pedro de Aranda.
Exteriormente destaca su monumental fachada, donde la portada gótica aparece enmarcada por un gran alfiz cuyas albanegas se decoran con diversos motivos realizados en cerámica vidriada como estrellas, cruces y discos. Este tipo de decoración distribuida en dos registros enmarcados por fajas de esquinillas se extiende por toda la fachada e incluso bajo la galería de arquillos, donde se combina con otros motivos realizados en ladrillo resaltado como arcos mixtilíneos.
Toda la construcción se destaca al exterior mediante un solo volumen prismático, en el que las torres-contrafuerte de los pies quedan embutidas en la fábrica, con estructura de alminar, a base de torre de planta cuadrada con machón central cuadrado entre los que se desarrollan los tramos de escalera, abovedados por aproximación de hiladas. Tan sólo la torre meridional destaca en altura, elevándose por encima de la cubierta mediante un cuerpo más, todo en ladrillo, abierto en sus caras por vanos ligeramente apuntados enmarcados por alfiz en los que se sitúa el cuerpo de campanas; por encima, los paños aparecen decorados por un friso de rombos y otro de pequeños arquillos, ambos entre frisos de esquinillas.
La galería de arquillos doblados de medio punto que corona la construcción corresponde a las reformas efectuadas a finales del siglo XVI, y que alteraron el aspecto original de la iglesia, dotándole de un carácter más cercano a lo civil.

Tema de la semana


CRÍMENES Y CASTIGOS: DELINQUIR EN EL SIGLO XVI
CRÍMENES Y CASTIGOS: DELINQUIR EN EL SIGLO XVI

Ladrones, incendiarios, asesinos, falsificadores... Cualquier criminal y delito posible era contemplado en los detallados estatutos penales que fueron promulgando los concejos rurales a lo largo de la Edad Moderna. En el siglo XVI, mientras los delincuentes ocasionales son juzgados con ejemplar dureza en villas y pueblos bajoaragoneses, el Pirineo vive aterrorizado por los bandoleros que campan a sus anchas en grandes cuadrillas. Hoy quedan las cárceles que albergaron a unos y a otros, junto a las variadas historias judiciales narradas por los fondos de nuestros archivos.






Biblioteca digital




Participantes





Suscríbase a noticias del SIPCA


Introduzca su dirección de correo electrónico si desea suscribirse a nuestra lista de noticias relacionadas con el SIPCA:
Acepto la política de privacidad

Contacte con SIPCA


Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

Para cualquier consulta o comunicación de incidencias puede ponerse en contacto con el equipo técnico del SIPCA enviando un correo electrónico a cipca@iea.es. También puede contactar a través del siguiente teléfono: 974 294 120
Si lo prefiere, déjenos un mensaje y nos pondremos en contacto con usted.

Acepto la política de privacidad